miércoles, 26 de abril de 2017

¿Cómo deberíamos orar? o ¡la Nueva Venezuela ya existe!



¿Cómo deberíamos orar? o ¡la Nueva Venezuela ya existe!

Por una parte es difícil abstraerse y no ver lo que la Vieja Venezuela es: Sistema injusto y opresor, todo tipo de idolatrías y hechicerías campeando, un liderazgo que no acaba de convencer y dar la talla, corrupciones de todo tipo, secuestros, robos y asesinatos nos rodean por todas partes, la bajeza y mezquindades que nos personifican como personas que habitamos el país son manifiestas, altivos, presuntuosos, todas nos las sabemos, inconscientes del dolor y la injusticia por el contrario, no desaprovechamos oportunidad para manifestar lo vivos que somos entre otros muchos males que nos caracterizan.

Clamamos, oramos e intercedemos buscando de Dios que se quiten las negras circunstancias, diversas iniciativas espirituales son llevadas a cabo por el pueblo del Señor requiriendo de El un cambio.

Podemos facilmente intuir en nuestros espíritus que estamos en el límite de una etapa y al borde del fin de un sistema pero como que todo pesa y se niega a avanzar, mucha gente sigue ciega, sin entender lo que Dios está haciendo y sobre todo por hacer y traer sobre nuestra nación, literalmente estamos como una mujer que le llegó el tiempo de parir pero que no tiene las fuerzas para hacerlo, por tanto, la angustia y el dolor se prolongan y no parecen tener fin.

Por otra parte, Dios nos avisa en su Palabra: " .. pues no sabemos qué orar como conviene," Romanos 8.26 (BTX) Si, aunque parezca increible entre los cristianos, ¡No sabemos qué orar! y esta realidad se hace patente cuando si, tenemos años pidiendo por el cambio y la paz de Venezuela pero la verdad es que lejos de cambiar la situación para bien lo que vemos es que la patria se hunde cada vez más en sus pecados, aún el liderazgo cristiano carece de respuestas acertadas ante lo que vivimos y nos llaman constantemente a orar y a orar, 2 de Crónicas 7:14 parece el verso más conocido en Venezuela cuando es citado aún por los impíos.

Pues si, se puede estar orando mal, como aquel fariseo que se justificaba a si mismo delante de Dios, como aquellos destinatarios de la carta de Santiago a los que se les amonestaba: "Pedís, y no recibís, porque pedís mal," Sant. 4:3

¿Acaso Dios no nos ha instruido claramente acerca de las cosas que debemos de pedir? ¿No ha dicho Él que su Remanente debe clamar por el alumbramiento de la Nueva Venezuela? Porque ¡Ya llegó el momento del parto! Nos conviene que sea rápido y que sea exitoso, de esto depende que haya menos sufrimiento y que el dolor y las desgracias no se prolonguen más.

Una cosa es el período de espera, los nueve meses y otra muy distinta el momento del alumbramiento, hay que pedir que sea rápido, hay que pedir que todo salga bien. De esto depende el futuro de nuestro país. Como hubiera querido el diablo matar al Niño en el vientre de María o que nunca hubiese nacido, de lograrlo el daño hubiese sido terrible y trascendental.

La niña ya existe, cualquiera puede tocar y percibir en el vientre de una embarazada los movimientos y aún patadas que da el ser que está por nacer, es más ya está en posición y los dolores son evidentes, la angustia es patente y la sangre ha comenzado ya a derramarse.

Mientras muchos ministros han menospreciado las profecías, error craso, cuando estas son de Dios este acto es tan grave como menospreciar una palabra reseñada en la Biblia, ¿Acaso no han salido las dos palabras de la misma Boca?

Orar mal ha prolongado el parto, ¡No lo permitamos más! Clamemos al Padre que la niña nazca ya y que la Vieja Venezuela con todas sus maldades y desventuras se muera de una vez y ya no aparezca. La Nueva Venezuela está signada de la Unción del Espíritu Santo, su destino es el Avivamiento más grande del que se haya tenido conocimiento y el origen del mismo es esta tierra herida y maltratada pero elegida de Dios, si, de aquí saldrá ese Avivamiento para las naciones y será precursor del regreso del Señor Jesús, amén.

Clama mi hermano y hermana, clama porque está a las puertas y clama también por misericordia, provisión y cuidado de Dios para ti y los tuyos porque el tiempo presente es malo y peligroso.

Remanente de Dios en Venezuela ora pero ora como conviene, ten gracia y paz.

Puede reproducirse citando al autor

1 comentario:

Teodoro Darnott dijo...

Dios tiene una palabra para cada tiempo, para cada realidad y para cada pueblo. Esta es la palabra para Venezuela:

Teocracia Venezuela

Bienvenidos a la Teocracia, el gobierno de Dios
Teodoro Darnott le invito a conocer el inicio de lo que se convertirá pronto en el más poderoso movimiento revolucionario que ha de cambiar la faz social y política de Venezuela de la democracia hacia la teocracia.
Teocracia Venezuela propone la construcción de una sociedad cristiana bajo un pacto constitucional cristiano, lo que implica un gobierno y un estado cristianos. La república Cristiana Teocrática De Venezuela.

Dios ha estado anunciando que levantará a Venezuela como la primera teocracia de América. La voz de Dios ha salido en primer lugar de la boca de Teodoro Darnott en el 2006 luego a traves de Alexis Moncada del Estado Táchira; Ver esta página: https://atalayavenezuela.blogspot.com/p/introduccion-este-es-un-material.html ahora lo está anunciando por medio de los profetas José Leones y Edi Leones Teocracia para Venezuela por: Edi Leones. Ver: Triunfo de la teocracia en este vídeo
https://www.youtube.com/watch?v=GXLLhNvkrLE Ver muerte de la democracia en este otro vídeo https://www.youtube.com/watch?v=EpqVKTyUGRY&t=328s

También ha estado anunciando el fin de la democracia por medio del profeta José Leones Muerte de la democracia en Venezuela por: José Leones

Venezuela en estos momentos mas que nunca espera una respuesta concreta departe de Dios a toda esta situación de hambre, vicio, idolatría violencia y muerte inútil.

Teocracia Venezuela como orden cristiano en todos los ámbitos, social, político, cultural, económico ect es esa respuesta.

Es también la respuesta a esa suplica milenaria: venga tu reino, hace tu voluntad en la tierra en la misma forma como se hace en los cielos.
Creemos que esa voluntad es el fin de todo aquello que nos enferma, nos destruye y nos separa de Dios. Pero que esa voluntad no viene por obra de un milagro sobrenatural, sino que estamos llamados por Dios a construirla en nuestros pueblos.


Hoy gracias al conocimiento teocrático que inundó mi vida como un océano de luz infinita, sirvo al respeto, a la santidad, espiritualidad y fidelidad a Dios y a sus santos mandatos.
Esta transformación que he logrado con la obediencia a Dios y a Jesucristo es lo que de todo corazón deseo para todo el pueblo venezolano, para América y el mundo.

Es este deseo lo que me lleva a escribirle a fin de encontrar alguna palabra de solidaridad que me de fuerza moral y espiritual para seguir adelante anunciando a Venezuela y a América la solución de Dios para todos nuestros pueblos, esto es, la Teocracia Cristiana como ordenamiento jurídico, social, político, cultural-espiritual. El levantamiento en América de las sociedades nacionales cristianas, donde la gente y los recursos estén al servicio de la gloria de Dios y de Cristo.

Gracia amado (a) por el momento de su tiempo que me ha dispensado. Que Dios nuestro padre le bendiga abundantemente a usted y a su familia con toda clase de bendiciones del cielo y de la tierra, y que la paz y el amor de Jesucristo abunde para gracia en su corazón.
Atte
Teodor R Darnott

Precursor de la Teocracia para Venezuela y América Latina
Teocracia Cristiana Venezuela Visite nuestro sitio web en http://teovczla.blogspot.com